Carta al Intendente y concejales de Rosario

2-6-06
En la ciudad de Rosario, un circo con animales pidió la habilitación para su funcionamiento, vía excepción prevista por la Ordenanza 5784/94. Mientras llueven las protestas de los defensores de los derechos animales, proteccionistas independientes y entidades de protección animal, el espectáculo fue autorizado a funcionar, revelando la postura de la actual administración rosarina. [http://www.lacapital.com.ar/2006/06/01/ciudad/noticia_298313.shtml]

Los otros animales no deberían ser objeto de entretenimiento, cualquiera sea. Por eso, la transformación pasa por la conciencia individual y social hacia un mundo sin explotación animal. Por otro lado,  es un buen momento para señalar las deficiencias de una ordenanza que le cierra la puerta y le abre mil ventanas a los espectáculos con animales, rumbo a una prohibición sin vueltas. Los otros animales no están para entretenimiento y las únicas leyes que sirven, son las que hablan claro.

A continuación, la carta que envié el 31 de mayo de 2006.

 

Intendente de la Municipalidad de Rosario
Ing. Miguel Lifschitz
y
Señores concejales:

El artículo 1° de la Ordenanza 5784/94 dispone:
«Prohíbese en el Municipio de Rosario el establecimiento con carácter temporario o permanente, de exposiciones, espectáculos circenses o sitios de entretenimiento que ofrezcan con fines comerciales, benéficos y/o didácticos, ya sea como atractivo principal o secundario, números artísticos, de destreza y/o simple exhibición de especies animales en cautiverio.»

El resto del articulado, no es más que la manera en que se posibilita que este artículo 1° se convierta en letra muerta, destruyendo el objetivo de prohibir la explotación de seres sintientes para entretenimiento, y permitiendo la continuación de actividades que en el siglo XXI necesitan transformarse como parte del respeto por la vida no humana y el principio de prevención en materia ecológica. No importa cuál sea la manera en que se los trate, más o menos humanitariamente, siempre serán seres cautivos, día a día forzados a conductas antinaturales y sujetos a los intereses económicos de sus propietarios.

Por lo tanto, solicito que se impulse la sanción de una Ordenanza modificatoria de la actual en vigencia, prohibiendo sin excepciones los espectáculos y exhibiciones con animales de cualquier tipo, sin perjuicio de cualquier resolución de urgencia que pueda necesitarse de inmediato para impedir la instalación de un circo que, es obvio decirlo, insiste en un modelo de entretenimiento en vías de extinción, el cual necesita modernizarse y aceptar el cambio ético que impera a nivel internacional. Para ello, necesitamos legislación acorde con prohibiciones claras y sin excepciones.

Esperando una solución efectiva en el sentido propuesto, saluda al Sr. Intendente y Sres Concejales atentamente:
Dra. Ana María Aboglio.

 

Comentarios cerrados.