España contra la violencia

19-3-10

La campaña recientemente lanzada se titula «Saca tarjeta roja al maltratador». Su propósito más importante es sembrar conciencia para «abandonar la complicidad y dar un paso a favor de la justicia».[1]

Se trata de educar a la población en un aspecto sustancial, considerando que este gesto por parte de la ciudadanía supone la posibilidad de «acabar con esta lacra», porque para que el plan tenga eficacia se necesita que la gente esté «dispuesta a plantar cara al maltratador, a no ser su cómplice, a denunciar la violencia y dar la cara…»

Habrá carteles y anuncios, según declaró la representante del Ministerio de Igualdad.

La campaña es contra la violencia de género. Su mensaje se lleva muy mal con ese patético intento, también reciente, de que se declaren a las corridas «de interés cultural» en varias comunidades españolas. Es que a pesar de que Sabater no lo entienda, incluir completamente a todos los seres sintientes en el círculo de nuestras consideraciones éticas sería dar un «paso a favor de la justicia», y supondría la construcción de caminos para alejarnos de nuestra propia destructividad. Este discurso público contra la violencia de género podría aplicarse a la relación con todos los animales abusados y maltratados a diario. Nuestra permanente campaña como defensores de todos los animales, al difundir el veganismo, significa una propuesta contra la violencia de especie, nacida de la misma inconsciencia y ausencia de compasión.

Notas

[1] La Nación, Síntesis Internacional, 19 de marzo de 2010.

Comentarios cerrados.