“La política sexual de la carne” sobre ruedas

Cuando en Veganismo. Práctica de justicia e igualdad sinteticé las ideas de Carol Adams respecto de su libro The sexual politics of meat, apunté especialmente a la “estructura del referente ausente” por la cual, como dice la autora, “alguien” se convierte en “algo”. Desaparece el animal en sí mismo para dar lugar a una “carne”, un producto comestible donde se da por descontada su imposibilidad de ser humano, aunque “de carne somos”.

Adams conecta el sistema patriarcal que objetiva a la mujer con la ingesta de productos animales que objetiva al animal no humano. Las sociedades más machistas, como la de Argentina, rebalsan en ejemplos que lo atestiguan. Sin embargo, uno de los que me parecen más elocuentes, es el que obsequia el Frigorífico Fura, destinado a la venta de animales “producidos” en cría extensiva, ésa que avalan ecologistas y partidarios de una alimentación más saludable.

La empresa cuenta con una flota vehicular para la entrega de sus productos cuya gráfica lateral, impresa a gran tamaño, reproduce la figura de la sex-simbol argentina Isabel “Coca” Sarli, en esa provocativa pose desnuda que bien rememora la tapa del original en inglés del libro de Adams. Recordemos que la recientemente fallecida actriz, entre tantas películas donde la pobrecita debía soportar el asedio de los machos, protagonizó “Carne”, película donde era una honesta trabajadora de frigorífico violada por un compañero de trabajo, que en sus ansias de dominación llega a venderla al mejor postor entre sus otros compañeros.

No encontré el símbolo de la mujer/carne en el sitio web de Fura. Yo misma fui testigo de uno de esos camiones. No saqué foto: me aturdí al escuchar a una mujer cuya indignación provenía del estacionamiento en doble fila del repartidor que no estaba respetando los horarios de distribución de mercaderías. Qué problema ¿no? Con lo difícil que está el tránsito en la Ciudad de Buenos Aires.

Negación sobre negación, las hembras no humanas necesitan hoy más que nunca al movimiento feminista.

Aclaro que edité la imagen de abajo para este sitio. Según parece, su versión en color es como una hoja de ruta de los conductores (y seguramente más aún de los dueños) de la firma.

Comentarios cerrados.