Ver para pensar y pensar para ver

naturaleza-muerta-any-aboglioPublicitada como el primer thriller vegano, el filme Naturaleza Muerta invita a una crítica desde el lugar de observación que compete al movimiento por los derechos animales. Me alejaré en general, entonces, de su valoración como expresión artística, que llevaría a detenerme, por ejemplo, en la buena fotografía o en algunas deficiencias actorales. De todas maneras es inevitable incursionar en regiones comunes a ambas perspectivas, como por ejemplo cuestiones de guión. En el caso, uno que parece no poder superar la sensación de haber sujetado, al tema que me ocupa, con la camisa de fuerza que le (im)pone el show business.

Se sabe que el gui√≥n no es mera escritura ilustrada m√°s tarde con im√°genes. Constituye una hip√≥tesis previa de realizaci√≥n que se transfigura en la pel√≠cula, convirti√©ndose en un discurso diferente al literario y estructur√°ndose con el argumento al cual sirve y a la imagen que, por as√≠ decirlo, ‚Äúhace hablar.‚ÄĚ El director, Gabriel Grieco, se encarg√≥ tambi√©n del gui√≥n a partir de la idea que le acercara Amin Yoma, copart√≠cipe del mismo, y a la cual Grieco quiso modificar con algo de su autor√≠a, para lo cual le sirvi√≥ el hecho de que justo en ese momento estaba haciendo unos spots televisivos para una organizaci√≥n defensora de los animales. De ah√≠ podemos obtener un indicio, entonces, para deducir el porqu√© de la presencia de ciertos detalles, como algunos cuadros de di√°logo sorprendentes o la aceptaci√≥n de una perspectiva narrativa en cuanto a la argumentaci√≥n que resulta problem√°tica, develada en un final impactante que le imprime al filme su marca slasher, [1] con un ba√Īo de sangre y tortura brotado del sadismo vengador.

Despu√©s de verla, lo primero que pens√© fue: ¬Ņqu√© quisieron hacer? Otra vez: ¬Ņqu√© quisieron hacer con el veganismo? ¬ŅQu√© significa que es un thriller vegano? ¬ŅHecho por veganos? ¬ŅActuado por veganos? ¬ŅCon un mensaje por el veganismo? El director, en una entrevista, me ayud√≥ con algunas respuestas. Declara que hay alg√ļn vegano pero que no lo es todo el elenco, y que: ‚ÄúLa pel√≠cula no quiere bajar una l√≠nea, para eso tendr√≠a que tener una protagonista que fuese carn√≠vora y se transforme, como una lecci√≥n. Se trata m√°s bien de un entretenimiento que transmite una informaci√≥n.‚ÄĚ [2]

Analicemos, por suerte libre de moralinas inapropiadas, lo que puede verse para pensar, y lo que tal vez no se quisiera ver para no hacerlo.

La trama se articula alrededor de una notera ambiciosa, Jazm√≠n Alsina (Luz Cipriota), que llega a un pueblo del norte argentino para cubrir una investigaci√≥n en torno al papel de las heces vacunas en el calentamiento global. La acompa√Īa Diego (Ezequiel Almeida), periodista-camar√≥grafo que soporta, como si no le hablara a √©l‚Äďno se sabe bien por qu√©‚Äď, el continuo desprecio y maltrato de Jazm√≠n. Pero la reciente desaparici√≥n de Julia (Mercedes Oviedo), un integrante de la familia Cotonese, le hace cambiar de rumbo, dedic√°ndose secretamente a investigar este caso que cree lo suficientemente fuerte como para llevarla al puesto que se le acababa de ir de las manos. A partir de all√≠ se suceden una serie de situaciones por momentos poco cre√≠bles, bajo la tensi√≥n de otras desapariciones dentro de esta familia de cazadores-ganaderos que son los Cotonese.

En este pueblo encontramos a los tres personajes que dan forma a lo que llamo el ‚Äúconcepto veg*‚ÄĚ: una noci√≥n vers√°til que se acomoda seg√ļn demanden las consecuencias posibles en los receptores del t√©rmino, pudiendo aludir a un vegano, a un ovo-l√°cteo-vegetariano o combinaci√≥n parecida, a un vegetariano estricto, a un flexitariano y, lo m√°s importante, con remisi√≥n a diferentes fundamentos para apoyar el veganismo, a los que se le asigna igual o diferente peso, tambi√©n seg√ļn lo exija el momento y lugar, especialmente cuando hay que explicarlo en los medios: √©tica, ecolog√≠a, salud, etc. Dentro de los temas √©ticos, se suele anclar en el maltrato y la crueldad, intercambiando confusamente, a veces, los planos morales con los legales.

Los veg* est√°n representados por tres personajes bastante estereotipados, pero no necesariamente de acuerdo a la realidad sino a esa tendencia de los explotadores institucionales a encasillar a los veganos como fundamentalistas, y de algunos defensores de los animales no humanos a presentar el veganismo como una cuesti√≥n personal. Peor a√ļn, de pureza personal.

Gerardo Basavilbaso (Nicol√°s Pauls, muy correcto y tan parecido a √©l mismo que es como si se hubiera metido en la ficci√≥n) es un agricultor vegano ‚Äúbueno‚ÄĚ que al final de la pel√≠cula va a manifestar que hac√≠a tiempo que segu√≠a la pista de quien es nuestro segundo personaje veg*: Dan Truman (Amin Yoma), l√≠der y √ļnico integrante ‚Äďtal como √©l mismo le comenta a Jazm√≠n‚Äď de un tal Ej√©rcito de Salvaci√≥n Animal, que da seminarios acerca de ‚ÄúMaltrato Animal y calentamiento global‚ÄĚ, seg√ļn consta en el t√≠tulo de los volantes que √©l mismo reparte en ese apartado pueblo ‚Äďde manera insoportablemente insistente‚Äď, y que llevan el logo del Ej√©rcito de Salvaci√≥n Animal y el eslogan: ‚ÄúEs tiempo de hacerse vegetariano.‚ÄĚ Puede apreciarse el concepto mencionado tambi√©n en este mensaje.

El tercer veg* es Joaqu√≠n Gonz√°lez (Nicol√°s Maiques), un muchacho de gestos infantilmente graciosos, o tal vez con rastros de alguna incapacidad cognitiva, a quien vamos a ver en el almac√©n local pidiendo sin suerte empanadas de verdura, o de queso para luego desesperarse cuando muerde la que finalmente le vendieron como ‚Äúapta‚ÄĚ y constata en su boca la presencia de un animal hecho carne. Es el mismo que luego, absolutamente convencido, fantasea con una supuesta ‚Äúvenganza de los animales‚ÄĚ, porque no sabe ‚Äďy aunque es un pueblo chico y con gente en el tema, nadie se lo ha explicado‚Äď que son los humanos los que introdujeron en el mundo, tanto el sentimiento de venganza como la opresi√≥n y la crueldad. Un escritor, Miguel Kraczaer (Juan Palominos, tan natural en su interpretaci√≥n que parece una interpolaci√≥n de un escritor real), acotar√° respecto de esto que: ‚Äúsi fuera cierto, se lo merec√≠an.‚ÄĚ El infantilismo o incapacidad de Joaqu√≠n no es √≥bice para regodearse en la satisfacci√≥n de su propio deseo de venganza, al final de la pel√≠cula, cuando se alegra ante la decapitaci√≥n de una carn√≠vora en manos de Rub√©n L√≥pez, el verdadero nombre de Dan Truman, que ha logrado huir despu√©s de ser descubierto por Jazm√≠n y que regresa a la misi√≥n de su Ej√©rcito. Entre √©ste y el FLA, ninguna coincidencia.

Curiosamente, en la entrevista que le hacen una vez descubierto el asesino, despu√©s de haber dicho que andaba tras sus huellas, Gerardo dir√° que: ‚Äúsi bien compart√≠amos un mismo ideal, despu√©s me di cuenta que su camino y el m√≠o eran muy distintos. ¬°Ah! Y por supuesto que en ning√ļn momento pens√© que pod√≠a llegar a matar.‚ÄĚ Esto me despert√≥ algunas dudas. Porqu√© andaba tras sus huellas o exactamente cu√°l era la diferencia de caminos, por supuesto descontando lo que no pod√≠a pensar que Truman era capaz de hacer. El asunto es que el asesino torturaba y mataba a sus v√≠ctimas mientras les mostraba escenas de sufrimiento animal exhibidas en pantallas frente a ellos ‚Äďinserts de Earthlings‚Äď pero no porque no pudiera matarlos sin sufrimiento para su objetivo final, cual era el de conseguir que la gente deje de comer carne al enterarse de que su provisi√≥n normal hab√≠a sido reemplazada con carne humana. O sea, era ‚Äúmalo‚ÄĚ por s√°dico y asesino vengador, haciendo lo que otros humanos le hacen impunemente a diario a millones de no humanos. Pero era ‚Äúbueno‚ÄĚ por ese ideal que Gerardo compart√≠a. Y acaso, tambi√©n, si la idea del reemplazo de la carne animal no humana por carne humana jugara de otra forma en el contexto y si esa carne proviniese de muertos naturales o de accidentes o de alguna otra manera que relevara al menos del delito de homicidio. Y mejor a√ļn si nadie fuera activista o vegano o vegetariano. Pero esto ya es otro tipo de pel√≠cula. Pienso en un horror al estilo de El inquilino (Polanski, 1976), o en esas obsesiones tortuosas de las que no se puede escapar como en Los p√°jaros (Hitchcock, 1963), o en la locura de los muertos que no saben que lo est√°n, como en Los otros (Amen√°bar, 2001). Pienso en una propuesta kafkiana, donde se vayan despe√Īando las relaciones humanas sin poder entender qu√© sucede, porque la raz√≥n disfraza con renovadas m√°scaras a la atrocidad del holocausto animal.

Por supuesto que dentro del suspenso bien creado por Grieco, al espectador le puede llegar de diferentes maneras el discurso del ‚Äúveganismo‚ÄĚ y que se√Īalo cuestiones que importan al tipo de cr√≠ticas que esta obra merece desde el ya mencionado lugar que delimit√©. Despu√©s de todo, en la Casa Rosada, parte del elenco recibi√≥ felicitaciones de la presidente de Argentina por su √©xito en Cannes. [3]

Entonces, continuando con la √≥ptica que nos ocupa, es inevitable no sentir un cierto grado de contrariedad en el cuadro de di√°logo que surge durante la charla de Truman, entre √©l y Basavilbaso, quien se queja de que el calentamiento global ‚Äúno est√° comprobado‚ÄĚ [4], aunque bien agrega que lo que importa es el sufrimiento de los animales. Truman le contesta que est√° de acuerdo, pero que la gente tiene que saber que tambi√©n hay otros problemas. ‚ÄúPero no est√°n comprobados. Me parece que est√°s cambiando el foco, est√°s distray√©ndolos‚ÄĚ, le contesta Gerardo Basavilbaso. A lo que ins√≥litamente el seminarista responde:

‚ÄĒBueno, bueno, bueno, tampoco est√° comprobado la existencia de Dios, no podemos esperar a que se comprueben todas las teor√≠as. Hay que actuar ya. Y si este discurso nos sirve para convencer a la gente de nuestra causa‚Ķ adelante.

Ah√≠ es entonces cuando le preguntan qu√© tendr√≠amos que hacer, seg√ļn √©l, para no tener tanta caca de vaca. Sin respuesta, se corta esa toma para pasar a la escena de Jazm√≠n despert√°ndose.

Creo en la sinceridad de Grieco cuando afirma tomar el tema de los animales para denunciar el maltrato, pero lamentablemente esto no alcanza para calificar a Naturaleza Muerta como thriller ‚Äúvegano‚ÄĚ, cualquiera sea la interpretaci√≥n que hagamos de lo que se quiso decir con ello. La cuidada elaboraci√≥n del suspenso lograda con la c√°mara contrasta con un gui√≥n por momentos no cre√≠ble y un argumento problem√°tico para ese fin de la denuncia del maltrato, lo cual, de todas maneras, no es sin√≥nimo de veganismo. Para quien diga que es una forma de ‚Äúinstalar el tema‚ÄĚ (no importa de qu√© manera, como dir√≠a la ex presidente de Peta) me temo que es una afirmaci√≥n incorrecta. El tema est√° instalado, para bien y para mal. Al contrario, es porque ya est√° instalado que el t√©rmino ‚Äúveganismo‚ÄĚ sirve a los fines publicitarios, aunque luego la pel√≠cula gire en torno a la carne de quienes sufren por mano humana antes de morir. Veremos si la historia contin√ļa, porque se deja abierta la posibilidad de una segunda parte.

Los animales no son los que se est√°n vengando. As√≠ que, sin importar qu√© g√©nero se elija ‚Äďdrama, terror, comedia, etc.‚Äď, tal vez llegue una venganza con otra pel√≠cula donde una narraci√≥n impactante en el orden de lo pol√≠tico-√©tico se integre con lo est√©tico cinematogr√°fico, como para provocar/inducir una transformaci√≥n de la relaci√≥n que mantenemos con los otros animales. A mi modo de ver, de eso se trata el veganismo.

Notas

[1] Slasher es un subg√©nero del cine de terror que surgi√≥ en los ‚Äė90. Proviene de slash, entre otras acepciones ‚Äúcortar mediante tajos‚ÄĚ, ‚Äúacuchillar‚ÄĚ, en ingl√©s, aunque no es su caracter√≠stica definitoria, la cual est√° dada por un asesino que persigue a un grupo de v√≠ctimas, usualmente adolescentes. Ejemplos t√≠picos son Scream, La matanza de Texas y Halloween. Un gran negocio que suele incluir vac√≠os argumentales y una falta importante en la construcci√≥n de los personajes.
[2] Varas, Victoria, ‚ÄúUn vegano de terror: ¬ęNaturaleza muerta¬Ľ llega a los cines locales.‚ÄĚ La voz, 1/3/2015. Disponible en: http://vos.lavoz.com.ar/un-vegano-de-terror-0
[2] Fotos disponibles en: http://www.crepusculum.com.ar/films_ficcion_largos.html
[3] Ver Costo ecológico y hambre mundial, de mi autoría.

Compartir
Scroll al inicio