Mejoras y valor agregado

22-5-09

La tecnología que, en relación a los seres humanos supuestamente al menos, se produce para mejorar sus vidas, en el caso de los no humanos aparece con claridad como una forma de aprovecharlos con mayor rentabilidad. El poder de experimentación es ilimitado. La industria siempre encuentra nuevos artefactos para producir carne picada. Esos seres hiperproducidos, tan sensibles como las ballenas que tratan de salvarse sólo porque la especie puede extinguirse, se introducen desde lo institucional como prototipo de una industria de lo vivo al servicio de la muerte.

Mientras que un casi inexistente reducto lleno de vida verde, en plena ciudad de Buenos Aires, es desmantelado por cuestiones administrativas, miles de dólares corren en la educación para la cría intensiva de animales y su control sanitario. El perfil de la Expoagro de este año por ejemplo, apuntó también a nuevas razas de ovejas, aptas para la explotación lechera. En relación al feed lot, se ubicó al animal no humano como el “huésped” en la punta de un triángulo completado por los microorganismos presentes en el suelo y por el ambiente. Aquí otra muestra de la manipulación por medio del lenguaje. Alguien hospedado, es alguien amablemente recibido por quien le da alojamiento. La propuesta es cuidar las otras dos puntas del triángulo, para poder oprimir al individuo animal con el menor estrés posible pues los gastos y las pérdidas serían graves si se enferma, y tiene aquí muchas posibilidades de hacerlo. El confinamiento produce un estrés muy alto, incluyendo los aspectos psicológicos de los que conviene sonreirse porque… son animales. Pero el sufrimiento es siempre una cosa seria.

Las inspiraciones tecnológicas de la exposición mencionada incluyeron la presentación de un biodigestor, solución ecológica para el aprovechamiento de los residuos. En este gran recipiente-procesador se diluyen en agua los desechos de la explotación intensiva, para que fermenten produciendo ese gas que hay que sacar de la atmósfera en nombre del calentamiento global. El valor agregado es la obtención de una buena cuota de fertilizantes, los cuales serán vendidos a los productores de la agricultura orgánica.

¿Qué harían quienes respetan el valor inherente de la vida no humana con los avances tecnológicos y tantos recursos a mano?  ¿Podrán contar con ellos algún día o la técnica está desarrollada por quienes la ponen al servicio de sus propios intereses? Otras opciones serían posibles a partir de un cambio individual y social. Mientras tanto, la tecnología al servicio de la destrucción hace a un mundo en desarrollo, el desarrollo de un poder que cree en lo fantástico: la posibilidad de manipular y someter a millones de seres, manteniéndose a salvo.

Comentarios cerrados.