Entrevista para Contaminaci贸n 0

seguir-viviendoCon los enlaces consignados abajo se puede acceder al video (en dos partes) del programa Contaminaci贸n 0 emitido el domingo 28/9/13 por Am茅rica 2.

Cerrando la emisi贸n, el conductor manifest贸: 鈥淓llos est谩n convencidos de que comiendo alpiste y sumando de a uno los adeptos a esta modalidad, alg煤n d铆a van a ser tantos, que el mundo va a cambiar por imperio de lo cuantitativo. Bueno, habr铆a que verlo. En todo caso, no es justo que nosotros les quitemos esa esperanza. Este fue el mundo de los veganos鈥︹No s茅 qu茅 creer谩n los muchos veganos que comen o detestan el alpiste, porque el mundo 鈥渄e los veganos鈥 es una abstracci贸n, y tambi茅n una forma de presentar en los medios el tema que ya se est谩 haciendo habitual. De esta forma, el enfoque se encuentra centrado en una comparaci贸n. Por un lado la normalidad que representa la mayor铆a. Por otro lado la hiperminor铆a que se encripta en un idealismo ut贸pico.

Me niego a hablar del tema de manera personal. No se trata de 芦los veganos.禄 Se trata de una postura 茅tica que tiene al veganismo como l贸gica consecuencia.

Lo que ocurre es que la defensa de los otros animales reci茅n ahora comienza a tener un sentido coherente. Reci茅n hoy se levanta una mirada inquisitiva que cuestiona las posturas antropoc茅ntricas, sea que vengan del lado de la conservaci贸n de algunas especies o de la protecci贸n de otras cuya vida hay que salvar por la relaci贸n de proximidad que mantienen con los humanos, en determinado lugar. Reci茅n hoy empezamos a entender que hay una multiplicidad de voces comunicando sus sentires y otras miradas relacion谩ndose con el mundo y que sus due帽os no nos pertenecen. Reci茅n en los 煤ltimos a帽os el veganismo se posiciona como la pr谩ctica l贸gica de quien quiere acabar con la esclavitud animal. Ciertamente hay mucho m谩s que aritm茅tica en esta base innegociable de lucha por los m谩s desprotegidos de la Tierra.

Sabemos que es dif铆cil, pero tenemos m谩s que una simple esperanza. Porque lo que sentimos nos importa, pero mucho m谩s nos importa lo que sienten ellos.

Compartir
Scroll al inicio